top of page
Buscar
  • Foto del escritorRafael Cuesta Antón

¿Qué pasa cuando los hijos/as se van de casa?

Actualizado: 7 mar 2023


A terapia acuden a menudo pacientes que tienen uno o varios malestares con los que quieren lidiar, algunas veces reconocidos y otras veces lo van identificando y dándole forma y voz según avanza la terapia. Es común que el sistema familiar sea uno de los grandes pilares en los que se divide la terapia y se indaga y observa cómo nos afecta este sistema familiar en muchas de las conductas que tenemos hoy en día. ¿Qué sistema familiar hay creado? ¿Es un sistema autoritario, más democrático, ausente o quizás permisivo? ¿Qué rol formo yo en todo esto? ¿Estoy cómodo dentro del sistema familiar? ¿Qué opciones hay de cambiar algo? Una pregunta que siempre termina por llegar, tarde o temprano: ¿Qué ocurre cuando alguien, dentro del sistema familiar, toma la decisión de independizarse y decide echar a volar y salir del nido?


¿Qué ocurre cuando los hijos/as se van de casa?


Es posible que la respuesta a esta pregunta venga condicionada por las experiencias previas que ha tenido la propia familia hacia situaciones que identifiquen de maneras subjetivas como parecidas. Es por ello, que dependiendo si hay historias previas de abandonos o rechazos en el sistema se pueda llegar a tornar la situación como una amenaza nueva. Por otro lado, hay maneras muy distintas de salir del nido, y no todas se ven con la misma amenaza para la seguridad de éste.


No es lo mismo una situación obligada de escape debido a discusiones continuas, en donde se puede llegar a sentir que el sistema ha fallado, que una decisión consensuada de independencia y separación física del hogar con el objetivo de construir uno nuevo, en donde se puede llegar a sentir que el sistema se está expandiendo y desarrollando correctamente.


En cualquier caso, que un hijo o una hija (ya que suele ser el elemento familiar con más probabilidades de tomar esta decisión) se quieran independizar suele ser una situación de crisis para el sistema. Crisis entendida como una situación de cambio. Y como todas situaciones de crisis o cambios: Hay que adaptar el sistema a la nueva realidad. ¿Cómo van a ser ahora las cosas? ¿Sigue teniendo sentido el rol que tenía, o tiene más sentido que ahora sea otro? ¿Si me voy para crear mi propio sistema, que normas o costumbres decido dejar de aceptar y cuáles quiero crear nuevas? ¿Cada cuánto vuelvo al hogar para ver a los míos?

El ser humano adulto se debate continuamente entre dos ejes fundamentales: La necesidad de pertenecer a un sistema familiar que nos ha enseñado a vivir y, por otro lado, la necesidad de diferenciarnos, que es ese impulso espontáneo que nos lleva a explorar el mundo y a diseñar nuestro propio proyecto de vida.


Por un lado, nuestra familia suele ser símbolo de protección, de nutrición afectiva y de hogar, especialmente durante los primeros años de nuestra infancia. Esto nos ayuda a confiar, ganar habilidades y aprender a ser capaces de vivir la vida bajo valores y normas. Sin embargo, llega un momento que todo pájaro quiere echar a volar y dejar atrás el nido.

Muchas veces somos nosotros mismos los que nos ponemos impedimentos para echar a volar, pero en otras ocasiones es nuestra propia familia la que por miedo o inseguridad nos sigue atando al nido.


Identificar este proceso dentro del sistema familiar y contestarnos a muchas de las preguntas aquí expuestas nos ayudará a entenderlo mejor y poder poner sentido y valor a uno de los procesos más importantes de nuestra vida: Salir del nido y echar a volar.


Si en algún momento te has visto en una situación de dificultad con este asunto o quieres trabajar la salida del nido de ti mismo o de algún familiar, puedes ponerte en contacto con algún profesional que te pueda ayudar en ese camino.

11 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page